El pronóstico de las Erupciones Volcánicas


:¿Cuándo, dónde y cómo?

El Ejemplo De La Erupción De Fagradalsfjall, Islandia, 2021

El pronóstico de las erupciones volcánicas es uno de temas de debate más recurrentes en volcanología, en geociencias y en la evaluación de riesgos naturales. Realmente podemos anticiparnos a la ocurrencia de una erupción volcánica? Como en muchos otros fenómenos naturales que pueden ocasionar un riesgo para la población y su entorno, la respuesta a esta pregunta es fundamental para poder reducir los efectos de este posible evento. En los volcanes, la preparación de una nueva erupción acostumbra a demorar un tiempo que puede ir de horas a años, dado que el magma debe llegar a la superficie terrestre desde el punto donde pueda estar acumulado en el interior de la corteza o el manto terrestres. Este proceso siempre representa una duración de tiempo, más larga o más corta dependiendo de las características internas y externas al propio magma. Este movimiento del magma en el interior del sistema volcánico causará perturbaciones físicas (sismicidad, deformación del suelo, cambios en los campos potenciales, aumento de temperatura, etc.) y químicas (cambio en la emisión de gases, etc) que podemos detectar si tenemos los instrumentos de vigilancia adecuados y conocemos el nivel de actividad base (en reposo) del volcán. Pero además, necesitamos tener un buen conocimiento de su actividad pasada, para poder completar de forma exitosa el posible pronóstico de una próxima erupción, una vez el volcán empieza a prepararse para ello. Tomando como ejemplo la erupción de Fagradalsfjall, Islandia, que está ocurriendo actualmente, repasaremos los fundamentos del pronóstico de las erupciones volcánicas y de cómo abordarlo con la ayuda de una metodología sistemática de evaluación de la peligrosidad volcánica a largo y corto plazo.

Detalles